pictoricas

sábado, febrero 11, 2006

1 comentario:

planeador dijo...

Una imagen que puede interpretarse como una de las múltiples facetas de la cotidianeidad... un tanque así, abandonado, viejo... pero aún digno y elevándose como un monumento a la persistencia. Paula Rebeca retrata con palabras también, y con nitrato de plata hace de los mejores poemas que conozco.